&#x;&#x;
Freelife4you

4Life ADN Freelife4you

¿Qué son los Factores de Transferencia?

Los factores de transferencia no son vitaminas, ni hormonas, ni fármacos. Son biomoléculas mensajeras inteligentes, que contienen información inmunológica. Almacenan y transportan información del sistema inmunológico de un individuo a otro. Potencian y balancean el sistema inmunológico, de modo que hacen de inmunomodulador: si se necesita aumentar la actividad inmunológica la activan, pero por el contrario si existe un exceso de actividad la apaciguan, llegando al punto de equilibrio más saludable.

¿De donde se obtienen?

Los Factores de Transferencia se obtienen del calostro bovino y de la yema de huevo.

¿Para que sirven?

Refuerzan el bienestar general, porque activan y potencian el sistema inmunológico. Una forma simple de entenderlo es saber que la leche materna, además de nutrientes, contiene gran cantidad de factores de transferencia que aseguran el bienestar del recién nacido y lo protegen en sus primeros días de vida frente a las agresiones del mundo exterior.

¿Cuando se descubrieron?

En el siglo XX el Dr. Sherwood Lawrence, un prominente científico de la Universidad de Nueva York, descubrió estas moléculas en 1949 y fue él quien las denominó factores de transferencia. En aquella época Sherwood Lawrence estaba trabajando en el estudio de la tuberculosis. Trataba de descubrir si algún componente de la sangre podría llevar una sensibilidad tubercular de un donante expuesto y recuperado a un receptor inconsciente. Se podían usar transfusiones sanguíneas enteras, pero solo entre personas con el mismo tipo de sangre. Lawrence primero separó las células inmunológicas de la sangre, los linfocitos o glóbulos blancos. Luego separó el contenido de los glóbulos en fracciones de varios tamaños. Lo que descubrió fue que sólo una fracción de pequeñas moléculas era capaz de transferir la sensibilidad de tuberculina a un receptor inconsciente. Esto es lo que el doctor Lawrence llamó factores de transferencia.

Durante décadas dedicó su vida a la investigación de su gran descubrimiento. Descubrió que estas moléculas que transfieren información inmunológica, inicialmente se pasan desde una madre a su cría, es una información que generación tras generación los animales van acumulando y se transfiere de este modo a las generaciones posteriores. Se trata de un mecanismo presente en todas las aves y mamíferos, también en los humanos.

Dr. Sherwood Lawrence - Historia de 4Life - Freelife4you
Dr. Sherwood Lawrence

La intervención de 4Life Research

Posteriormente David Lisonbee (CEO fundador de 4Life Research), en su continua investigación personal del bienestar, aprendió acerca de la importancia de los factores de transferencia y del trabajo desarrollado durante décadas por el Dr. Sherwood Lawrence.

Lo que para David Lisonbee comenzó como un simple deseo de mejorar el respaldo a su propio bienestar y el de su familia, rápidamente se transformó en la búsqueda de la forma de proveer una vida óptima a las personas en el mundo entero. En el transcurso de más de 20 años de investigación en suplementos alimenticios, David Lisonbee entendió la importancia que tienen los factores de transferencia para respaldar el bienestar de todo el cuerpo.

David Lisonbee - Historia de 4Life - Freelife4you
David Lisonbee

Mientras que otras personas buscaban frutas exóticas en lugares remotos para descubrir la clave del bienestar, David buscó dentro del cuerpo humano. Lo que encontró y su visión sobre como emplear estos componentes naturales, dio comienzo a una revolución del bienestar y en los hábitos de vida saludables.

David y Bianca Lisonbee, convencidos de la importancia de los factores de transferencia sobre el bienestar general, crean 4Life Research en 1998, una compañía dedicada al bienestar de las personas y que hace tres cosas mejor que nadie: Ciencia, Éxito y Servicio.

Más conceptos importantes.

¿Qué es el calostro?

Es la «primera leche» o líquido semi-acuoso que una madre produce inmediatamente después de dar a luz. Una persona necesitaría consumir aproximadamente 45 gramos de calostro para obtener la actividad de factores de transferencia que podría obtener en sólo una dosis de mantenimiento diario de factores de transferencia.

¿Qué motivó a los científicos a buscar los factores de transferencia en el calostro?

Quienes han trabajado con ganado saben que si a un becerro no se le permite amamantarse de su madre, con mayor frecuencia enferman y mueren dentro de un corto tiempo. Los becerros mueren aunque haya abundancia de comida. En estos casos la muerte es debida a infecciones ocasionadas por los organismos más comunes. Cualquiera que sea la razón, el sistema inmunológico de estos becerros no esta funcionando correctamente, es debil. Esto sugiere que existe cierto tipo de información inmunológica que se transfiere de la madre a su infante a través del calostro inicial. Entonces la cuestión lógica es: ¿Son los factores de transferencia? Y la respusta es un ¡SI rotundo!.

Los factores de transferencia se aislan del calostro. ¿Qué ocurre con las alergias a la leche y la intolerancia a la lactosa?

Las alergias a la leche son causadas por las proteínas lácteas grandes, principalmente la caseína y, en un grado menor, por las inmunoglobulinas. De estas proteínas se extraen de los factores de transferencia.

¿Son los factores de transferencia beneficiosos únicamente para recién nacidos?

Los factores de transferencia son buenos para cualquier persona que necesite apoyo adicional para el sistema inmunológico. Los tres grupos que necesitan más el fortalecimiento inmunológico son los jóvenes, las personas mayores y cualquier persona que se encuentre bajo estrés. Casi todos caemos dentro de una de estas categorías. La mayoría de estas personas se encuentran en una edad en la que su sistema inmunológico trabaja menos. Los factores de transferencia constituyen una manera de fortalecer un sistema inmunológico que ha comenzado a debilitarse.

¿Han sido confirmados científicamente los factores de transferencia?

Desde que Lawrence descubrió los factores de transferencia en 1949, se han publicado más de 3,000 estudios científicos sobre los mismos.

Si los factores de transferencia son tan eficaces, ¿por qué no los ha explotado la industria farmacéutica?

Según estamos viendo en muchos países, especialmente en China, Checoslovaquia, Alemania, Hungría, Polonia, Japón y Estados Unidos, los factores de transferencia han tenido una historia interesante. La idea de los factores de transferencia se opone al concepto de la inmunología convencional. En la década de los años cincuenta, los antibióticos eran el “niño de oro” de la medicina, y en la década de os sesenta lo fueron los esteroides, tales como la cortisona para la inflamación, y las hormonas esteroideas sintéticas, como el estrógeno etinilo y la progestina, que se saron para crear una píldora para el control de la natalidad.

Depués de una demora inicial, los factores de transferencia salieron a la luz en la década de 1970. Sin embargo, los resultados fueron inconstantes ya que los investigadores a menudo poseían más entusiasmo que habilidad. El elemento clave que hacía falta en estas investigaciones era una técnica confiable para controlar la calidad del producto. El problema de control de calidad se resolvió a mediados de la década de 1980.

Puesto que los Transfer Factor no son una entidad individual, al tratarse de un conjunto de biomoléculas, las compañías farmacéuticas tuvieron grandes problemas al tratar de purificar el material sin sacrificar su eficacia. Esta búsqueda de un dogma medicinal con identidad y función individuales fue desastrosa al principio. El siguiente asunto que detuvo las investigaciones sobre los Transfer Factor fue el viejo problema de la financiación. Cuando el SIDA acaparó la prensa popular, los políticos transfirieron la adjudicación de casi todos los fondos hacia las investigaciones sobre dicha enfermedad, pero con el enfoque en encontrar la causa para luego encontrar un medicamento que la curara.

El trabajo de unos pocos investigadores dedicados pero falto de fondos y la inhabilidad de la industria médico-farmacéutica tradicional se han combinado para enfocar nuevamente la atención en los Transfer Factor como una de las pocas modalidades eficaces contra enfermedades de origen viral.

Transfer factor y plus - Freelife4you

¿Hay razones por las que no hemos visto los Transfer Factor como suplemento alimenticio antes de ahora?

Sí, hay dos puertas que se han abierto recientemente y que han permitido que ahora se pueda mercadear eficientemente los factores de transferencia.

  • La primera puerta que se abrió fue la aprobación de la DSHEA en 1994. La disposición de reclamos de funciones estructurales permiten que la historia de factores de transferencia pueda contarse sin poner en peligro su estado de suplemento nutritivo.
  • La segunda puerta es técnica: Los factores de transferencia fueron definitivamente una idea que se adelantó a su tiempo y tuvo que esperar para que la tecnología se pusiera al día. Los métodos de procesamiento que permiten la extracción a gran escala de factores de transferencia apenas han sido perfeccionadas recientemente, y la presentación comercial del producto solo ha estado disponible desde hace poco.

¿Cómo funcionan los Factores de Transferencia?

De una forma simplificada, los factores de transferencia fortalecen el sistema inmunológico. Pero eso es simplístico y podría usarse para describir un buen número de productos herbarios y otros suplementos. Contestaremos la pregunta reiterando primero que los factores de transferencia no son solo una entidad individual. Son, de hecho, una mezcla compleja que contiene tres fracciones o funciones separadas. Estas tres fracciones son la INDUCTORA, la ANTIGENICA ESPECIFICA y la SUPRESORA. Puesto que nuestro sistema inmunológico combate en guerras microbiológicas a nuestro favor, vamos a usar una analogía para explicar estas tres funciones.

La fracción inductora sirve como un sargento de prácticas en el entrenamiento básico, exigiendo al sistema inmunológico para que se ponga en buena forma, pero sin decirle a quien tiene que ir a atacar.

La fracción antigénica se pone en funcionamiento cuando se detectan las agresiones externas o los defectos que se deben subsanar. Un equipo dentro del sistema inmunitario conoce a los agresores y comienza a avisar al resto del sistema, es como si se colgaran etiquetas o un conjunto de carteles de criminales buscados, donde se identifican las características críticas de dichos criminales. Si fuésemos microbios, estos identificadores específicos o etiquetas serían las huellas digitales, o fotografías, etc. Una vez identificados los elementos dañinos, las células NK actúan destruyéndolos o neutralizándolos.

Finalmente, la fracción supresora es como los políticos que declaran y terminan la guerra, al final hay que ordenar el regreso de las tropas. Sin esta acción, la actividad inmune podría llegar a ser excesiva, hasta el punto de provocar efectos no deseados y adversos. Cuando nuestro sistema inmunológico no ordena el regreso de las tropas o reacciona excesivamente sufrimos de enfermedades autoinmunológicas, tales como la esclerósis múltiple y las alergias.

A diferencia de la mayoría de los suplementos inmunológicos que proporcionan los bloques de construcción para la función inmunológica apropiada, los factores de transferencia son inteligencia inmunológica. Son información y educación que se concentra en el sistema inmunológico, manteniéndolo en acción y en buen funcionamiento, eso incluye el balancear y modular para evitar los excesos. Este es un concepto completamente nuevo en lo que respecta al fortalecimiento del sistema inmunológico.

¿Han sido aprobados los factores de transferencia por la FDA?

Los suplementos alimenticios y dietéticos no necesitan ser aprobados propiamente por el FDA*. Los suplementos alimenticios derivados de la leche ciertamente caerían bajo la categoría de generalmente reconocidos como inocuos (Generally Recognized As Safe, GRAS).

(*) La FDA ​ es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos

¿Son inocuos los Transfer Factor?

Sí. Los investigadores han dado dosis enormes de Factores de Transferencia a voluntarios con la intención de originar alguna forma de reación adversa. No se han observado efectos secundarios negativos, aún con dosis masivas.

¿Qué ocurre con los resfriados?

Los resfriados son enfermedades virales y los factores de transferencia han sido utilizados más comunmente contra problemas virales. No se han realizado estudios de los factores de transferencia y resfriados, pero es interesante saber que el alivio de los resfriados es algo que comunmente se informa como un efecto secundario positivo de tomar los factores de transferencia.

¿Son seguros los Factores de Transferencia para los recién nacidos?

De manera natural los factores de transferencia del calostro están destinados para los recién nacidos. Si se les extraen los alérgenos lácteos y la lactosa, queda la esencia de la información inmunológica en forma de factores de transferencia.

¿Por qué los recomendamos?

En Freelife4you estamos convencidos de la gran capacidad y eficacia de los factores de transferencia y del beneficio que aportan a nuestro bienestar general. Por eso los consumimos habitualmente y los recomendamos a todos nuestros contactos.

Esta página es tambien localizable en Google cuando buscas estas palabras que pertenecen a nuestra actividad:

Comprar 4Life en España, Comprar 4Life en México, Comprar 4Life en Costa Rica, Comprar 4Life en Cataluña, Comprar 4Life en Barcelona, Comprar 4Life en Taragona, Comprar 4Life en Pamplona, Comprar 4Life en Alicante, Comprar 4Life en Sevilla, Comprar 4Life en Málaga,  Comprar 4Life en Madrid, Comprar 4Life en Valencia, Comprar 4Life en Zaragoza.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies